Workride: la importancia del carpooling

Viaje a las 6:30am de Curridabat hacia la Sabana, 60 minutos.
Viaje de la Sabana de vuelta a Curridabat a las 5pm, 90 minutos.

Como muchas personas en Costa Rica, el viaje diario para ir a trabajar era una pesadilla para mi. En mi primer trabajo, perfectamente podía gastar 2 horas y media para llegar a la oficina. En mis trabajos siguientes, la situación no mejoró, ya que empecé a trabajar en Barreal de Heredia y luego en Belen. La distancia aumentó y con ella el tiempo que pasaba encerrado en mi vehículo.

Esta es la realidad a la que se enfrenta la mayoría del país. Algo se debería poder hacer para evitar que tantos vehículos salgan a la calle.

En la empresa en la que trabajaba, tenían una política de carpooling. Eso significa que alguien deje el carro en casa y viaje con otro compañero hasta la oficina. Teníamos una pizarra que decía en qué barrios/provincias vivía cada colaborador. Al final del mes, premiaban a las personas que hubieran viajado más veces con otros. Era un sistema interesante.

Yo hice carpooling en algunas ocasiones. Una compañera que vivía más largo de la oficina, pasaba por mi y viajábamos juntos. Por la mañana todo era perfecto, pero en la tarde muchas veces ella o yo teníamos que quedarnos tiempo adicional para terminar algunas tareas. Por eso dejamos de participar.

Aunque yo tomé la decisión de no viajar más juntos, era sumamente frustrante cuando yo veía a mi compañera en la carretera. Yo llevaba 5 minutos de haber salido de mi casa, nos encontrábamos y por los próximos 50 minutos cada uno iba al lado del otro, en su propio vehículo, gastando gasolina, contaminando, aburridos y estresados.

Con la tecnología que existe hoy no tiene sentido que no podamos coordinar mejor nuestros viajes. Creo tanto en esto, que en el 2015 renuncié a mi trabajo para dedicarme tiempo completo a desarrollar un modelo de carpooling.

Inicialmente lo visualice como una plataforma totalmente abierta, pero viendo la realidad del país fuimos aterrizando el concepto que hoy es Workride. Es un servicio totalmente corporativo, que busca brindar esta posibilidad en grupos de confianza específicos en organizaciones. Lo planteamos de esta forma para garantizar la seguridad de los involucrados.

¡El Camino no ha sido fácil!

Hicimos validación inicial con empresas de mucho renombre en Costa Rica, con algunas simplemente necesitábamos tener la aplicación para coordinar los viajes lista. Sin embargo, tuve un socio técnico inicial que no funcionó. Tardamos más de un año en lanzar el producto y finalmente tuvimos que iniciar desde cero luego de que el abandonara el proyecto.

Luego de eso intenté contratar directamente a desarrolladores para que iniciaran la programación de nuevo. Sin embargo ellos tenían trabajos a tiempo completo y solo podían dedicar algunas horas, por lo que los tiempos de desarrollo se fueron extendiendo al punto que algunos clientes perdieron interés y otros que probaron la aplicación no estuvieron satisfechos con las capacidades técnicas.

Fue así que a inicios del 2017, decidí hacer un esfuerzo final por lanzar Workride al mercado. Esta vez con un socio técnico a quien sentía comprometido con el proyecto. La tercera vez fue la vencida y en tan solo 6 meses ya teníamos a un cliente pagando por nuestro producto en un plan piloto. En el 2018 logramos incorporar a 4 empresas nuevas, todas ellas han renovado sus contratos o estamos en conversaciones para hacerlo.

Creemos en mejorar la calidad de vida de los usuarios pero también de la sociedad al eliminar vehículos de las calles. Podemos reducir la huella de carbono que generamos, y además eso es un elemento muy importante que le brindamos a le empresa, la información específica de uso y de emisiones conjuntas que ellos logran eliminar.

Por si fuera poco, el realizar carpooling también trae consigo ahorros importantes a los colaboradores que no llevan su vehículo al trabajo y potencialmente a la empresa que puede reducir los parqueos o transporte privado que necesita contratar.

La oportunidad que vemos de impactar positivamente al país y a la región es gigante. El tránsito es un problema exponencial, es decir que al reducir tan solo un 3–4% de los vehículos en tránsito, el impacto sobre todo el sistema es muy superior a esos porcentajes.

Con Workride buscamos generar un impacto a nivel personal, a nivel corporativo pero sobre todo a nivel de sociedad. Esperamos nos puedan acompañar en este recorrido.

Lea también: