El dolor de cabeza del transporte Público en República Dominicana

Organizar y mejorar el transporte en República Dominicana representa uno de los desafíos más relevantes para el gobierno, especialmente en la ciudad de Santo Domingo, donde se concentra el mayor número de vehículos del país. Desde el año 2000 se han venido tomando acciones con el objetivo de resolver la problemática existente en la movilidad, pero falta mucho por hacer.

Cada día en las principales avenidas del país los usuarios del transporte público aguardan de 25 a 40 minutos para abordar transporte público, 90% en malas condiciones, con conductores que no respetan las leyes de tránsito.

Muchos  pasajeros deben salir una o dos horas antes para acudir al trabajo, u otro lugar implicando pérdida de tiempo que bien podría emplearse en otras actividades, además del estrés, desgaste físico, mental e incomodidad.  

La inseguridad y la mala calidad del transporte público en general son factores que influyen para que el dominicano prefiera utilizar vehículos privados para trasladarse de un lugar a otro al tener esta posibilidad.

Los congestionamientos, que se forman en el Gran Santo Domingo son  responsables del dolor de cabeza de muchos ciudadanos que tardan hasta dos horas para llegar hasta sus destinos, debido a la gran cantidad de vehículos que circulan. Pero también son los causantes de enfermedades y de la contaminación ambiental que afecta la calidad de vida de la población.

La OMS asegura que más del 80% de las ciudades tienen niveles de contaminación que superan los límites establecidos, aconsejando reducir el uso de automóviles y favorecer otros medios de transporte que contaminen menos o no contaminen.

Mejorar un sistema de transporte requiere un cambio de paradigma, así como educar y concientizar a la población para que se genere el cambio de cultura ciudadana, orientándolo hacia otras opciones de movilización que sean efectivas, económicas, saludables y ecológicas que hagan de la sociedad dominicana más humana.

El Carpooling Empresarial es un paso como parte de la solución, posible a través de la tecnología que no requiere de grandes inversiones para su implantación, mediante la utilización de aplicaciones y plataformas digitales que ayudarían aliviar las condiciones del transporte público descritas. Workride ofrece esta posibilidad con su plataforma y asesoría que harán de los beneficios un gran aporte en la calidad de vida de los usuarios, empresas y entorno general.

Lea también: